Los cráneos trepanados

Vitrina 45
La trepanación o perforación intencional del cráneo, documentada a partir del Neolítico, la encontramos entre los cráneos de la Cova de la Pastora, la Cova d'En Pardo (Planes) y la necrópolis de San Antón (Orihuela), donde fue descrita por vez primera en España en 1902.
En los cráneos de la Cova de la Pastora hay dos técnicas de trepanación, el barrenado y la abrasión, que tenían como finalidad perforar el cráneo y no actuar sobre el cerebro. El barrenado consiste en perforar el cráneo haciendo girar una punta dura. La abrasión se realiza con piedras granulosas como la arenisca, y el orificio es pequeño pero de bordes más amplios.
En ninguno de los cráneos se aprecian alteraciones patológicas que justifiquen una intervención quirúrgica. Así, debe considerarse que nos encontramos ante una práctica con carácter ritual o empírico, sin eficacia terapéutica real. La supervivencia de los individuos está demostrada en tres casos por los signos de regeneración ósea, mientras que el otro puede ser una trepanación póstuma.



Back to top